viernes, 28 de febrero de 2014

Ellos y el volcán




Después de una hora y media la paciencia se le había acabado. Golpeó la puerta del baño por quinta vez y ella volvió a pedir que no entrase. Giró la maneta para ser recibido con un estruendo de llanto y balbuceos. Se tapaba con toallas, hecha un ovillo en un rincón.

Ella sólo entendía las cicatrices y la bolsa fétida colgando de su abdomen. Él sólo veía a la guerrera que había ganado una batalla casi infinita. Fue quitando las toallas con más delicadeza que cuando la desnudó por primera vez, hacía ocho años. Tarareaba su canción favorita, desafinada con alevosía para hacerla sonreír. Retiró la bolsa y colocó otra limpia, mientras le susurraba

—A partir de hoy, reclamo el derecho de exclusividad. Sólo yo puedo cuidar el volcán que te ha nacido.

Y así fue desde entonces. Cada dos días ponen inciensos, música de jazz y vino del bueno para celebrar la intimidad que el amor y una ostomía les han regalado.


Esta historia está inspirada en hechos reales 
que me contó uno de los protagonistas 
en la parada de autobús de mi barrio.
Image and video hosting by TinyPic

8 comentarios:

  1. Es increíble cómo consigue conmover con tan pocas palabras. Se me ha erizado el vello al leerte. Mil gracias, Lorena. Es una maravilla. Como todo lo que has publicado estos últimos días. Un abrazo cómplice ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hombre me vio repasando unos apuntes sobre ostomías y comenzó a explicarme su historia. La vida real encierra pequeños tesoros para el que esté dispuesto a escuchar. Seguimos en sintonía, querida amiga. Un abrazo de los nuestros

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Qué bueno volver a verte por mi Luna, María! Gracias por la visita. Un abrazo confianzudo para ti

      Eliminar
  3. Una imagen hiper realista y un micro para recapacitar. Un abrazo para la luna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor está donde los protagonistas lo permitan, más allá de los prejuicios. Gracias por tu compañía y tus abrazos, Olaya. Un placer tenerte por aquí.Un abrazo para vos

      Eliminar
  4. Una escena realmente fuerte, unas sensaciones tan impresionantes derramadas en tan pocos líneas no pueden sino merecer elogios exponenciales. Magistral.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, mi querido amigo. Reconforta poder transmitir la fortaleza de algunos sentimientos, como el amor, que mira por dónde se atrinchera a dos calles de mi casa. Un abrazo, compañero

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...