lunes, 17 de marzo de 2014

Un imprescindible

Dicen que si el cienpies pensara en cómo mueve las patas no podría caminar. Lo mismo pasa cuando eres madre. Son innumerables los frentes en los que has de presentar batalla y tantos los campos que siembras de manera inconsciente.
Asusta y genera interrogantes ¿Con qué parte del baúl de experiencias se quedarán ellos?¿Sabré explicar la belleza caótica de la jungla que les espera?
En esos devaneos estaba, cuando mi hijo mayor (15 años bien puestos) me contó que ante una pregunta de la profesora de Castellano, sólo él supo responder quién era Joan Manuel Serrat. Mi Ana (13) comentó risueña que no hacía mucho en su clase había pasado lo mismo.
No, no hacemos las cosas bien. Si en un pueblo de la provincia de Barcelona, los adolescentes no saben quién es el Nano, los adultos estamos equivocando la siembra.
A finales de los 80, en mi Córdoba del hemisferio sur, hice horas de cola para entrar en mi primer concierto de Serrat. Era una cría con acné y emoción contenida que la soltó a borbotones cuando el catalán subió al escenario. Porque cuando el Nano canta en Argentina, provoca ovaciones desmesuradas. Nunca ni en mis más remotos sueños hubiera imaginado que disfrutaría del Mediterráneo que él cantaba ni que mis hijos hablarían esa lengua dulce.
Tan ocupados estamos que perdemos de vista lo importante ¿A qué sonarán hoy las palabras de amor?¿Quién recita versos de libertad en sus oídos? ¿Qué nombre tendrá la que espera en un banco marrón?
Será que nací en el siglo pasado, que tanta información y tantas prisas me están hartando. Quizás haya cosas que estén destinadas a desaparecer, pero me niego en rotundo a que entre ellas figure el arte de Serrat.
No quiero esperar a que una triste noticia nos despierte. Por eso va esta entrada, para seguir como entonces remando contracorriente



Image and video hosting by TinyPic

7 comentarios:

  1. FELICITACIONES!!!!!!!!!!!!!!!!!- Días atrás una amiga psicóloga, café mediante, me explicaba el fenómeno de los "tatuajes". Se está llegando a la conclusión que va contra la prisa y/o carrera de la vida. Es algo que queda, inconscientemente, la juventud, quiere frenar esta locura de ir tan de prisa. De mi parte coincido en su análisis. Felicitaciones para tus hijos y para tí!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasearte por mi Luna y dejar tu huella. Un abrazo confianzudo para vos!

      Eliminar
  2. Pues sí, querida amiga, parece que estamos tan preocupados en sobrevivir -y por hacerlo deprisa- que nos olvidamos de vivir, sobre todo las cosas importantes de la vida, esas que nos hacen mejores, las que nos enseñan, las que nos permiten disfrutar. Y Serrat... ¡qué decir de Serrat! Tan sólo hay que escucharle y cada uno piense lo que quiera. Adoro la canción sobre las pequeñas cosas, siempre me llegó. Apostaría a que a ti, también.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto pensar en llegar a fin de mes, sin darnos cuentas que despellejamos calendarios que no volverán.
      Recuerdo una mujer de nuestra edad sentada a mi lado en un concierto del Nano. Iba sola, al acabar me dijo "Gracias por compartir conmigo este momento maravilloso e irrepetible" Tuve que esperar 20 años para entenderla.
      Un abrazo gigante, mi cómplice amiga

      Eliminar
  3. Gran homenaje, Lucía, a Serrat, que siempre tendrá una parte de nuestro corazón en sus canciones. Sin él, no entendemos el despertar, ni por qué la cama es ancha, ay, que me desvela la verdad, entre tú y yo la soledad, y un manojillo de escarcha. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Lorena. Un interesante reflexión sobre la juventud esta de ahora, sobre el tiempo que arrastra consigo los héroes, los ídolos y a todas sus generaciones. Cierto es que me causa cierto placer, cierto orgullo quizá, asombrarme de hechos como los que narras, porque la devoción hacia estas figuras que tantas emociones nos han dado así lo merecen, pero rápidamente vuelvo en mí y me digo que es imposible que este mundo nuestro sea el mundo de todos, porque entonces ya alguien lo habría patentado y vendido, y por tanto me he de conformar, nos tenemos que conformar, con nadar a contracorriente de esta juventud que viene como un torrente avasallando con tanta tecnología que no se da cuenta del maravilloso entorno vital por el que discurre. Y a veces ellos van y dicen ¡qué gran cosa nueva esta canción! y no admiran el autor verdadero porque no lo conocen y ni siquiera quieren saber que ese autor ha nacido el mismo año que su papá, para no tener que decirse ellos mismos perdedores frente a lo que ya existe, frente a aquello contra lo que luchan, esto es, sus progenitores todopoderosos creadores del camino que les ha sido trazado para no salirse. En fin, creo que al final todo se redescubre, y que aquello que suministra gracia y placer y felicidad al espíritu siempre estará ahí para el hambriento, por muy joven que este sea.
    En fin, amiga, reflexiono contigo y casi me pierdo, lo cual es buena señal de haber disfrutado en esta visita.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta Luna de mil cráteres se había quedado perdido este comentario tuyo tan hermoso. Coincido contigo, mi querido José, que hace falta tener unos cuantos años para reconocer en la generación anterior a nuestros auténticos héroes. Darte cuenta que ya tienes la edad de la "vieja de Matemáticas" provoca una agridulce complicidad con los que trazan y trazaron caminos maravillosos. Un abrazo enorme y cómplice

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...